Saltar al contenido

Alejandro Toledo: la caída del último Inca

3 julio, 2018

“Ex administrador de Perú es acusado de cobrar más de veinte millones de dólares en coimas”

Por: Víctor Cachay  (https://www.las2orillas.co/alejandro-toledo-la-caida-del-ultimo-inca/ )

Han pasado más de quince años en el momento que este aún inexperto informador fue delegado a cubrir la afamada y “ejemplar” marcha de los Cuatro Suyos, movimiento tumultuario emplazado por los principales líderes políticos y de opinión en Perú con el que por último fue derrocado el igualmente apresar ex dignatario Alberto Fujimori – Fujimori (quien renunciara vía fax), desde el lugar del sol naciente.

Lo mención asaz bien puesto que fue una de esas comisiones que uno no olvida, que uno logra llevarlas a todos lados y contarlas tal una gesta romance, adonde tu plumilla, tu asamblea de fotos o video; o el simple hecho de seguir la noticia te convierte en menos de unas horas en señal histórico de un hecho que fue alabado y inclusive afónico tal justo en una sociedad tal la peruana, tan golpeada, tan siniestrada, tan mentida y a la vez tan cercana a la actualmente colombiana.

Aquella tarde conocí personalmente a Alejandro Celestino Toledo Manrique, oriundo en Cabana – un abandonado y lantano – pueblo enclavado en las serranías de Ancash, quien a viva aullido y levantando la banderola del Tahuantinsuyo exigía a las “ratas” de Fujimori y sus seguidores no solo dejar el poder sino su pronta entrega ciervo la alud de denuncias en contra de la dinastía.

“Me robaron las elecciones, ya que con toda su maquinaria delictiva amañaron las urnas y por eso es que Fujimori estaría sentado por mediador vez tal un déspota. Mis hermanos llegaron de cada rincón del estado para apoyarnos y tener un estado libre de estas escorias que lo único que hicieron fue robarnos y someter al estado”, aducía Alejandro Toledo a los diversos medios nacionales y extranjeros el veintiocho de Julio del año dos mil

Con el ribete de “Democracia si – Dictadura No”, el Máster en Economía y que de crío tuvo que abrillantar botas para alimentar a mas de cinco hermanos y ahora huido Alejandro Toledo vendió y explotó la imagen del peruano libertino de debajo, del nacional que no tuvo oportunidades (millones se sintieron identificados), del montés marginado por el blanco o mestizo, del “brichero” que terminó por casarse con la antropóloga Eliane Karp, su fiel doble que ahora lo defiende y no deja de pronunciar una de las más conocidas frases “Mi mestizo es sano y divino”.

Amor, afecto por que te alejas, porque te muestras tan indiferente…

Entre las tantas aficiones y gustos del hoy en día condenado empeñado, Toledo es conocido por beber y en cantidades elogiable whiskys de valor alto y cuyas etiquetas azulete o negra iban perpetuamente acompañados por polifonía ayacuchana. Ajeno de los deleites de la par presidencial son los huacos incas, tejidos antiguos y todo mención en granito y mechón que amenamente aceptaban a todo lo que acontecimiento y ciudad asistieran en sus cinco años de mandato.

“Nunca existirá senectud que nos impida alzar nuestra artículo de protesta contra la corrupción, contra la inmoralidad, antílope la autocracia, contra la violación de los derechos humanos, en contra de la libertad de expresión, desde lo más profundo de mi corazón Eliane y yo queremos agradecerle a todo el pueblo peruano por su cariño, cariño y compromiso con nosotros, que fuimos los que derrotamos a la autocracia y que saben que en nuestro administración no hubo corrupción debido a que nosotros llegamos al poder para servirles y no aprovecharnos de la política”, aseguraba Toledo la última vez que lo entreviste, allí por Diciembre del dos mil quince

La pita en Perú no se rompe solo por el lado más angosto…

Eso parece ser lo que sucederá con Alejandro Toledo Manrique y con lo que acabo con la carrera política de su ascendiente y actualmente delincuente Alberto Fujimori; carente confiscación la demanda cae de madura y es que empuja a un adalid político, ex dignatario y que – suponemos – tiene actualmente una vida solucionada a cruzar la línea de lo licito a lo descabellado, de tratar de acusar a sus adversarios antílope las denuncias de Jorge Barata, hombre fuerte de Oderbrecht en Perú y Latinoamérica y cuyos montos de coimas o vacunas superan los setecientos ochenta y cinco millones de dólares para acceder a proyectos incontable y que luego terminaban siendo sobre valorados en un doscientos a más de su derechos original.

“Levantaran acusaciones y sospechas, acompañados de mentiras y calumnias pero ellos no saben que mi arma será eternamente la autenticidad, luego tengo la conciencia y las manos limpias ahora que en absoluto en mi Autoridad se recibió un centavo de empresas brasileñas. Que (Jorge) Baratura me señale dónde, cómo y cuándo me dio el dinero y de comprobarse me pondré a derecho y acabaré por retirarme de la política”, indicaba Toledo en una audiencia radial.

En todos lados se cuecen habas

Mientras esto sucede en el paraje austral, acá en Colombia parece que la Justicia solo tomó correctivos con funcionarios y políticos de medio crin, por lo tanto se puede adjudicarse que las investigaciones no son del todo concretas y que con el pasar de las horas, días, semanas o meses simplemente dar con los verdaderos responsables no será ocupación comprensible sino inclusive falaz.

El Administración de Santos quiere tapar los problemas con la comparecencia de guerrilleros a zonas de concentración, tema frecuente en el comarca. Lo utilizan de estor para rehuir sobornos de Odebrecht, el compromiso Ocaña-gamarra, innecesario y con violación a las disposiciones sobre conflictos de interés para aprovechamiento de accionistas del Puerto Andalucía, el ajuste Navelena sobre el río Penitente, el colaboración del Banco Agrario, registraba en texto Álvaro Uribe.

En tanto el autoridad Juan Manuel Santos señalaba ser uno de los más interesados en conocer detalles y responsables del tan mentado asunto que lo vincularía gradualmente en su campaña de ratificación presidencial.

“Hay que ejecutar perpetuamente defendiendo los intereses supremos del Estado. Hay que ejercer con total firmeza y claridad contra la corrupción, y al mismo tiempo hay que buscar que las obras, que son de gran importancia para el país, no se paralicen. Por ejemplo, con el fallo del juez sobre la Ruta del Sol II, del viernes pasado, se procederá a liquidar el contrato y abrir una nueva licitación, para que no se retrase la obra”, refería a un semanario.

En tanto la situación legal del ex mandatario es delicada y ya en Perú se solicitó al menos dieciocho meses de prisión preventiva, se rebuscó en cada rincón de su vivienda documentos que ayuden con la investigación en su contra, o que el presidente Pedro Pablo Kuczynski pida su deportación a su homologo americano Donald Trump y el avispero político generado en el país del Cebiche no solo traerá más detenciones de peces gordos, sino además encierra la iniciativa que tiene cada ciudadano de pensar que ser político es convertirse en una especie peyorativa de Robín Hood hasta que sean descubiertos y terminen como muchos bajo las sombras.

Lo que la sociedad peruana e imaginamos que la colombiana quiere y meceré es que los llamados “Peces gordos”, lleguen al banquillo de los acusados y que de un buena vez se sepa la catadura moral de nuestros políticos, sin embargo desde mi cálido y bullicioso estante barranquillero sabré entender que el olvido y la poca memoria siempre terminaran por jugarnos una mala pasada y nos tocará volver a empezar.